Este verano me estrené con mi primer taller floral Creative. Y después de darle vueltas y vueltas, escogí una anémona bicolor cómo protagonista del evento. Hoy quiero explicarte lo que hicimos y cómo se lo pasaron mis alumnas, que desde aquí aprovecho para darles un GRACIAS bien grande por confiar en ellas y en mí.

Conté con Marta de Bemoment para organizar el taller, duró aproximadamente 3 horas y el taller estaba organizado en tres partes:

  • En la primera les expliqué los diferentes materiales que existen para hacer una flor de papel.
  • En la segunda practicamos con diferentes pétalos dos técnicas para trabajar el papel crepe cómo son el ahuecado y el acanalado. Y además aprendieron a hacer dos sencillos centros de flecos con acabados muy distintos.
  • Por último entramos de lleno en la técnica floral e hicimos una flor de papel. En este caso, una anémona bicolor de diferentes colores.

Fue fantástico verlas trabajar. Cómo poco a poco iban perdiendo el miedo “ a equivocarse”. Cómo se les iluminaba la cara al ver que estaban haciendo su primera flor de papel. Se relajaron y desconectaron del run run diario.

 

Aprendieron además, que en esta técnica no se busca el perfeccionismo, sino todo lo contrario, tienes que aprender a dejar fluir tu creatividad y disfrutar. Esa es la CLAVE. Y así lo hicieron ellas.

Y el resultado fueron 8 anémonas diferentes, ¡a cual más bonita! Porque cómo sabes en función de las manos que trabajen esa flor será diferente. Y eso es lo más gratificante de esta técnica. Ver que esta flor está hecha 100% por ti, con tu esencia. Y para muestra un botón 🙂

En medio del taller hicimos una pequeña pausa para tomar algo gracias a un desayuno delicioso de Vero de convdevero. Y pudimos conocernos un poquito más charlando un rato.

Y cuando acabaron su flor de papel, la envolvieron con un packaging especial. En algunos casos su idea era regalársela a su hija o a su madre y en otros se las regalaron a ellas mismas.

Marta Mató fue una de mis alumnas del taller y esta fue su experiencia: Tenía muchas ganas de apuntarme a un taller de Sandra, aunque a la vez me daba mucho reparo…¿y si no era capaz? Aunque he sido siempre muy creativa pero los trabajos manuales no se me han dado demasiado bien, así que hacer una flor de papel era para mí un enorme reto. Asistir al taller Creative de Sandra y ver cada día la flor que hice es un “yo puedo” diario. ¿Cómo puede ser que eso tan precioso lo hiciera yo? Además, me sentí muy cómoda con el resto del grupo y había personas de todos los niveles. Sandra explica de maravilla, y hace que hacer unos ricitos en un pétalo, por ejemplo, sea algo fácil y simple. Tiene paciencia, simpatía y se le da muy bien enseñar incluso a las poco diestras como yo. Taller súper recomendado.

 

Quien me iba a decir a mí que impartir un taller floral iba a ser tan gratificante. Es por eso, que a partir de septiembre vuelve el taller floral Creative. Así que, si todavía no estás apuntada a mi newsletter, te dejo aquí abajo el botón para que estés al día de todo:

¡QUIERO APUNTARME!

Y ya sabes, sí quieres hacerme alguna pregunta te leo aquí abajo en los comentarios.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo! 🙂
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email to someone
email
Print this page
Print